miércoles, 23 de julio de 2014

ISRAEL / GAZA: Los ataques contra civiles y centros de salud son crímenes de guerra

Inicio


Israel’s ground assault on the Gaza Strip accentuates the need for urgent international action to protect civilians in Gaza and Israel from further war crimes by both sides. © EPA


Israel / Gaza

Los ataques contra civiles y centros de salud son crímenes de guerra


La continuidad del bombardeo de hogares civiles en varias áreas de la Franja de Gaza, así como el ataque israelí a un hospital, se suman a la lista de posibles crímenes de guerra que exigen una investigación independiente de carácter internacional, dijo Amnistía Internacional.

El tercer piso del hospital Al-Aqsa en Deir al-Balah fue golpeado por un bombardeo israelí, matando a cuatro personas e hiriendo a docenas, según informó el vocero del Ministerio de Salud de Gaza.

“El ataque de hoy sobre el hospital Al-Aqsa es el último de una serie de ataques sobre establecimientos médicos que han estado luchando para lidiar con miles de personas heridas desde que comenzó la ofensiva israelí el 8 de julio”, dijo Amnistía Internacional. “No puede haber justificación para dirigir ataques a establecimientos médicos en ningún momento. Estos ataques resaltan la necesidad de una investigación internacional rápida e imparcial por mandato de la ONU”.

La semana pasada, el hospital de rehabilitación al-Wafa en Shuja’iyyeh quedó seriamente dañado tras haber sido atacado dos veces por las fuerzas israelíes. 
En el cuarto día de la invasión terrestre israelí y, con más de 550 personas muertas en Gaza, la mayoría de ellos civiles, hay una necesidad urgente de que ambas partes se pongan de acuerdo para detener de modo temporal los combates y así facilitar la evacuación de los muertos y heridos. Además, al existir 1.200.000 personas sin agua ni acceso a servicios sanitarios, los trabajadores municipales y las organizaciones de ayuda humanitaria tienen que llevar a cabo trabajos de mantenimiento de emergencia para evitar una catástrofe de salud pública.

Desde el sábado a la noche hasta el domingo por la mañana el intenso bombardeo israelí en Shuja'iyyeh, mató a más de 60 personas, entre ellas al menos 17 niños y 14 mujeres. Más de 200 personas fueron heridas y los civiles se vieron obligados a huir. Al menos 13 soldados israelíes murieron también durante la noche, la mayoría de ellos en Shuja'iyyeh.
Hamas también siguió lanzando cientos de cohetes indiscriminados contra Israel en violación del derecho internacional, matando a dos civiles israelíes e hiriendo a otros.

El ejército israelí dijo que Shuja’iyyeh, un área densamente poblada con unos 92.000 habitantes al este de la ciudad de Gaza, fue atacada porque era una fortaleza donde existían misiles, túneles y centros de comando. Funcionarios del gobierno israelí han dicho reiteradamente que los civiles fueron advertidos de que debían evacuar el área días antes del ataque.

Sin embargo, muchos civiles en Shuja’iyyeh y otras zonas no evacuaron porque no tienen un lugar a donde ir. Todas las escuelas y otros establecimientos que funcionan como refugios están desbordados. Emitir advertencias de evacuación de zonas enteras no exime a las fuerzas israelíes de sus obligaciones de proteger a los civiles, de acuerdo al derecho internacional humanitario.

El impiadoso bombardeo de Shuja’iyyeh y otras zonas civiles en la Franja de Gaza, así como también los continuados ataques indiscriminados contra Israel, demandan una intervención internacional urgente para prevenir más consecuencias. Las Naciones Unidas deben imponer un embargo de armas a todas las partes y todos los estados deben suspender inmediatamente las transferencias de equipamiento militar a Israel, Hamas y los grupos armados palestinos en la Franja de Gaza.





Fuente: http://www.amnistia.org.ar/

¿CÓMO JUSTIFICA ISRAEL LOS BOMBARDEOS DE HOSPITALES, ESCUELAS O NIÑOS EN LA PLAYA?



Las Fuerzas Armadas Israelíes durante su intervención en la Franja. (Reuters)
Las Fuerzas Armadas Israelíes durante su intervención en la Franja. (Reuters)



AYER, CINCO VÍCTIMAS MÁS EN UN CENTRO MÉDICO

¿Cómo justifica Israel los bombardeos de hospitales, escuelas o niños en la playa?





Acaban con vidas de pacientes y doctores, obligan a evacuar a enfermos graves, destrozan el escaso equipo médico disponible y arrasan las instalaciones. Las bombas lanzadas este lunes por la tarde sobre el hospital de Al Aqsa, en el centro de Gaza, mataron a cinco palestinos e hirieron a otras cuarenta personas, incluidos varios trabajadores del hospital. El portavoz del Ministerio de Sanidad de Gaza, Ashraf Al Qudra, dijo que los proyectiles (doce en total) no sólo impactaron en el área de administración, sino que también alcanzaron la zona de cuidados intensivos. Uno de los médicos detallaba a medios locales cómo habían saltado por los aires dos plantas (la tercera y la cuarta), así como la sala de recepción.

No es la primera vez que la aviación israelí destroza un centro de salud en esta ofensiva. Durante días, el hospital de rehabilitación de Wafa recibió llamadas telefónicas que advertían que los cazas F-17 lo iban a bombardear, algo que finalmente ocurrió. Los 17 pacientes del centro, que también ha recibido disparos de drones, tuvieron que ser desalojados. Días antes, otro ataque aéreo redujo a escombros una residencia de discapacitados, acabando con la vida de dos de ellos. 

¿Pero cómo se justifican estos ataques? El ejército hebreo alega que estos edificios sirven como base de operaciones de Hamás o como vivienda para alguno de sus líderes. Las IDF (Fuerzas Armadas Israelíes) publicaron este lunes en su cuenta de Twitter un mapa con el que intentaban justificar los continuos ataques a lugares públicos. “Los líderes de Hamás se esconden entre la población civil, es su culpa que mueran tantos inocentes”, repite el portavoz del ejército. En el plano, muestran una imagen aérea de un hospital, además de una mezquita, un parque de recreo y un cementerio desde el que supuestamente las milicias de Hamás lanzan sus misiles hacia Israel. Incluso se pueden ver en vídeo sus avances en el terreno, imágenes en las que se observa, por ejemplo, cómo se accede a los túneles clandestinos desde el salón de una casa.

La semana pasada, cuando la Marina israelí disparó contra cuatro niños que jugaban por la playa del puerto de Gaza, la justificación fue similar. “Recibimos informaciones de que ahí se escondía un líder de Hamás y atacamos”, contóRoni Kaplan, el portavoz hispano del ejército israelí. Desde entonces, muchos medios han cuestionado si la avanzada tecnología militar que emplea Israel no permite al menos comprobar la edad de la persona que tienen en el punto de mira, en mitad de una playa. En las sucesivas entrevistas que han ofrecido explicando los hechos, los portavoces israelíes reconocen que no consiguieron alcanzar al líder de Hamás contra el que en teoría se lanzaron los proyectiles.

Días después de la tragedia de la playa, otros cuatro niños morían en una azotea, víctimas del impacto de una bomba de sonido, un arma que los israelíes utilizan para avisar de un bombardeo. Está técnica (denominada “golpear en la puerta”) tiene sus riesgos, pero en teoría salva vidas, pues la población sabe que tras dichas detonaciones llegan los misiles reales. Aquel día, sin embargo, los cazas no procedieron al bombardeo del edificio en el que previamente habían fallecido los niños. 

Imágenes difundidas por las Fuerzas Armadas Israelíes a través de Twitter.

Algunas familias han quedado prácticamente exterminadas en los bombardeos. En Gaza, ayer, fallecieron nueve miembros de la familia Al-Qassas. Los Abu Jami, que viven en Jan Younis (al sur de la Franja de Gaza), perdieron a 26. Y en Rafah cayeron 11 miembros de la familia Siyam... En total, desde que comenzara la operación israelí sobre Gaza hace trece días, han muerto 550 palestinos y hay más de 3.350 heridos, de acuerdo con el portavoz de los servicios sanitarios de la Franja. La noche más sangrienta fue la del sábado, cuando el ejército israelí atacó por tierra y por aire el barrio de Shuyaiya, al este de la capital. Fallecieron más de cien personas, y otras muchas familias abandonaron el barrio en llamas para buscar refugio en la ciudad o en el Hospital de Shifaa. 

En el bando israelí también hay bajas. Este lunes fallecieron siete soldados en enfrentamientos con milicianos palestinos que se habían infiltrado en territorio de Israel. En total, 25 israelíes han perdido la vida en la ofensiva. Durante los últimos días, los grupos armados de Gaza han sorprendido a los soldados hebreos en diferentes ocasiones. Estos aseguran que la red de túneles con la que incursionan en su territorio es más sofisticada de lo que sospechaban los servicios de Inteligencia. 

Imagen difundida por las Fuerzas Armadas Israelíes a través de Twitter.

El pasado sábado los milicianos mataban a varios soldados lanzando una bomba de barril. En un primer momento, Hamás comunicó que uno de los militares había sido secuestrado e incluso publicaron en Twitter una foto con su pasaporte. Acto seguido, se empezaron a escuchar en Gaza tiros al aire en señal de celebración. En Ramallah, capital administrativa de Cisjordania, también la población celebraba este secuestro. Horas más tarde, el embajador israelí de Naciones Unidas desmentía que este se hubiese producido.

Dos de los trece soldados muertos en los combates de Shiyahia eran de nacionalidad americana. Uno de ellos vino a Israel a hacer la aliyá (emigración judía) y le contó a sus padres que quería unirse al ejército hebreo para servir a Israel. Existe una asociación llamada Los Soldados Solitarios que recoge fondos para los soldados de nacionalidad americana que sirven en el Ejército. Según la ley israelí, todos los extranjeros entre 18 y 26 años que emigran a Israel tienen que hacer el servicio militar. 




Fuente: http://www.elconfidencial.com/


_________________________________________________________________________________________


VIDEO DE YOU TUBE

Consecuencias del ataque israelí contra un hospital en Gaza









martes, 22 de julio de 2014

MÁS DE 500 PALESTINOS MUERTOS EN LA OFENSIVA ISRAELÍ EN GAZA

Funeral de los 17 miembros de una famlia de Khan Jounis. / ATLAS / AP

CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO 

Más de 500 palestinos muertos en la ofensiva israelí en Gaza


JUAN GÓMEZ Gaza 21 JUL 2014 - 22:03


Yunis Baker no deja de vigilar el cielo cuando sale de casa. El niño, de siete años, busca los drones armados que revolotean sin pausa sobre Gaza, teledirigidos desde algún lugar de Israel. El Ejército no aclara si fue uno de estos aparatos el que mató el miércoles pasado a cuatro de sus primos, de entre 9 y 11 años, mientras jugaban en una playa de Gaza con él y con su hermano Hamad, de 13. Los chicos huían de una primera explosión en el muelle cuando, a unos 200 metros, les alcanzó de lleno otro proyectil ante los ojos atónitos de un grupo de periodistas. Su padre, Jamís, señalaba este lunes a Hamad en el patio anterior de su casa: “Tenía metralla en el pecho y está curándose, pero Yunis tiene algo peor”. Apenas habla, no sonríe, no duerme. Lo encuentran acurrucado bajo la cama todas las mañanas. El pescador gazatí, de 52 años, reprimía el llanto al explicar que su hijo pequeño “es otra persona al 90%”. Si nadie les ayuda, cree, están “a punto de perderlo del todo”.


Grupos de hombres se apiñan en la morgue para identificar cuerpos


Las muertes


Las muertes en Gaza aumentaron rápidamente desde que Israel comenzó su invasión terrestre, el pasado jueves. Los muertos palestinos superaban este lunes los 500. Según cálculos del Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR), más del 75% son civiles y, de ellos, más de un centenar eran niños.

Entre los objetivos alcanzados este lunes por los israelíes destaca el hospital Al Aqsa. Cuatro personas murieron en este segundo ataque contra un centro sanitario. Este estaba lleno de pacientes, incluidos 135 niños. El ataque obedeció a que “había un depósito de proyectiles antitanque almacenados en un vecindario aledaño al hospital”, según una nota del Ejército citada por Efe. Israel denunció este lunes que las milicias habían disparado cohetes desde el hospital Wafa, alcanzado hace días tras ser evacuado.

El Ejército confirmó que ha sufrido 25 bajas. Es una cifra considerable para las Fuerzas Armadas de Israel, acostumbradas a avanzar con gran cautela y protegidos por su abrumadora superioridad militar. Los palestinos no tienen Armada, aviación ni vehículos blindados. Cuatro de los soldados cayeron este lunes en el asalto desde la retaguardia de un grupo de milicianos de Hamás provistos de uniformes israelíes.

Los niños Yunis y Hamad Baker son supervivientes, pero los constantes bombardeos y ataques israelíes por tierra, mar y aire se están cobrando tasas espeluznantes de vidas infantiles. Era un niño uno de cada cinco palestinos que han muerto bajo las bombas desde que Israel empezó esta operación militar, hace dos semanas. El 43% de los habitantes de la Franja tiene menos de 14 años. El área está tan densamente poblada como una gran ciudad. La noche de este lunes llegaban noticias de un bombardeo que había matado a 13 personas en el centro de Gaza. Entre ellas había al menos cinco niños.

El funcionamiento de la morgue del hospital de Al Shifa se beneficia de la costumbre musulmana de enterrar a los muertos antes de 24 horas. Los cadáveres entran en sacos blancos manchados de rojo. A la puerta se apiña una multitud de hombres que esperan para reconocer a sus muertos y llevarlos al cementerio. En las horas punta tras los bombardeos más duros hay que cuidarse para no resbalar en los charcos de sangre entre los forcejeos de docenas de hombres. Un empleado del hospital va abriendo las cremalleras de los sacos alineados por el suelo, lo justo para descubrir el rostro. Entrar requiere esfuerzo, pero el grupo se aparta para que salgan los que acaban de ver a un familiar en una de las bolsas. En el trajín de este lunes, a las cuatro de la tarde, un empleado se tapaba la nariz para abrir el armario de aluminio donde guardan los restos de los niños por identificar.

El 75% de las víctimas mortales son civiles, según una ONG gazatí


Mahmud Yazgui, de 20 años, acababa de ver salir los cadáveres de sus sobrinos Hatem y Yasmín, de 2 y 4 años. Murieron por el proyectil de tanque que reventó la vivienda de sus abuelos. Sus padres los habían mandado a dormir allí porque creyeron que era un sitio seguro. Los ancianos también murieron. Horas antes, también en el centro de Gaza, cuatro niños de la familia Hallaq habían muerto en un bombardeo aéreo que destrozó tres pisos en el edificio Córdoba del barrio de Rimal. Algunos vecinos limpiaban la sangre de la escalera, mientras buscaban los restos de uno de los niños entre los cascotes. En la devastación de las viviendas se veían cuadernos escolares con dibujos de Bob Esponja.

Esta acumulación de víctimas infantiles en los ataques llevó a que Washington pidiera a Israel que “tome mayores precauciones” para proteger a los civiles. No solo a los niños, también a los ancianos, las mujeres y los cientos de hombres que, como comprueban cuidadosamente los empleados del Centro Palestino para los Derechos Humanos, mueren sin haber tenido ninguna relación con las milicias islamistas.








Fuente: http://internacional.elpais.com/







COOPERATIVA PARA LA LIBERTAD EN CORRIENTES (APL)


“Yajá Porá” / “vamos para adelante”, o “vamos bien”


Solidaridad con todas aquellas personas privadas de su libertad, presos en situación carcelaria, quienes tienen el derecho a rehacer sus vidas en libertad y dignidad. Apoyamos plenamente este loable proyecto, poniendo este sitio web a disposición del Colectivo mencionado en la nota.

aportes en la crisis.-

_______________________________________________________________________________


Yahá Porá


Buenos Aires, 21 de Junio de 2014

CORRIENTES

Presos buscan conformar una cooperativa al salir en libertad

(APL)Con el colectivo artístico y de trabajo “Yajá Porá” se vinculan el 10 por ciento de la población carcelaria del Penal Nº 1. “Pero no es poco”, destacaron militantes de esa organización. Relataron a Época sus aspiraciones: cursar estudios universitarios y comercializar sus trabajos formalmente son sus anhelos. Cooperar para alcanzar una reinserción social adecuada es su motivación. “Ya estamos desde ahora, trabajando entre quienes están afuera y quienes seguimos acá. Ellos nos ayudan, a comprar materiales, a hacer entregas de los pedidos y cosas así. Y están también mostrando con su ejemplo que al salir pueden desempeñarse laboralmente de manera positiva en la sociedad”, explicó Alejandro Pizarro, quien coordina, como un presidente virtual de una cooperativa, las tareas generales dentro del grupo. Allí desarrollan actividades artísticas, artesanales, gráficas, plásticas, de serigrafía textil y de mueblería, aunque según los talentos, las alternativas parecen expandirse. Tienen una habitación destinada para esos fines dentro de la cárcel, un lugar al que tienen acceso en cualquier momento dentro del horario permitido: de 8 de la mañana a 18. Allí mismo funciona también un centro de facilitación judicial. A través de este espacio se dictan, en conjunto con la Red de Derechos Humanos, el Fondo Nacional de las Artes y la UNNE, talleres de guaraní, plástica, teatro, guiones de cine, tallado de hueso, música y trenzado de cuero. (Fuente: Dora Alcaje/ Diario Época)



El derecho a estudiar, a trabajar y a percibir peculios en el contexto carcelario es un tema que resultó un debate social hace algunos años, y que progresivamente la implementación de políticas educativas dejó hace tiempo de serlo, al aplicarse la formación dentro del contexto carcelario desde niveles de alfabetización hasta estudios secundarios y talleres de formación profesional y en oficios.

Sin embargo, los incentivos parecieron concentrarse, en toda Argentina, en cubrir mayormente los aspectos educativos y el desempeño real de una actividad laboral dentro del contexto de encierro parece estar más relegada.

En Corrientes, desde hacen poco más de dos años, nació dentro del Penal Nº 1 y de la mano de la Red de Derechos Humanos, el Colectivo de artistas y trabajadores en contexto de encierro llamado en guaraní “Yajá Porá”. La frase que significa “vamos para adelante”, o “vamos bien”, lo cual se convirtió en el leit motiv de quienes integran la agrupación. Buscan, además de su formación, la oportunidad de trabajar incluso “desde adentro”, con la idea de ayudar a sostener económicamente a sus familias y de volver a la sociedad con un trabajo digno en marcha.

Época dialogó con cinco de sus integrantes, quienes debieron firmar una autorización de consentimiento previo para conceder la entrevista. Dentro de las paredes de la cárcel, quienes impulsan los proyectos de “Yajá Porá” relataron su realidad, y una mezcla de sensaciones que comparten por la vivencia.

No hay un número exacto de personas que lo integran, por la simple razón de que algunos van saliendo en libertad y dejando a sus compañeros “adentro”, y otros nuevos se van sumando. No obstante, con los talleres y propuestas que desarrollan, suelen vincularse en un aproximado 10% de la población del penal, es decir, unas 50 personas.

Viven el día a día, pero proyectan a futuro. Son conscientes de que el crecimiento económico y laboral es limitado en el contexto carcelario. Sobre todo porque se les impone la imposibilidad de formalizar legalmente aportes fiscales, y tener acceso a facturar por sus trabajos. Pero pese al obstáculo, aspiran, a la par que los miembros van terminando sus condenas, a conformar una cooperativa que los nuclee y que tenga las bases en este colectivo que ya tiene varios años de andar.

“Ya estamos desde ahora, trabajando entre quienes están afuera y quienes seguimos acá. Ellos nos ayudan, a comprar materiales, a hacer entregas de los pedidos y cosas así. Y están también mostrando con su ejemplo que al salir pueden desempeñarse laboralmente de manera positiva en la sociedad”, explicó Alejandro Pizarro, quien coordina, como un presidente virtual de una cooperativa, las tareas generales dentro del grupo

Allí desarrollan actividades artísticas, artesanales, gráficas, plásticas, de serigrafía textil y de mueblería, aunque según los talentos, las alternativas parecen expandirse. Tienen una habitación destinada para esos fines dentro de la cárcel, un lugar al que tienen acceso en cualquier momento dentro del horario permitido: de 8 de la mañana a 18. Allí mismo funciona también un centro de facilitación judicial. A través de este espacio se dictan, en conjunto con la Red de Derechos Humanos, el Fondo Nacional de las Artes y la UNNE, talleres de guaraní, plástica, teatro, guiones de cine, tallado de hueso, música y trenzado de cuero. Y entre los proyectos que están fraguando, aspiran lograr la posibilidad de dictar clases de nivel superior, para aquellos reclusos estudiantes que vayan completando sus estudios secundarios. 

En las actividades laborales, comenzaron con herramientas prestadas de quienes ya están en libertad. Luego con trabajos de carpintería y artesanías lograron reunir el dinero para imprimir las primeras tiradas de agendas “Yajá Porá”. Así, con lo recaudado, pudieron proveerse de una anilladora, guillotina e impresora; y conformar una mini imprenta, donde imprimen trabajos si hay demanda del exterior. Actualmente imprimen un libro de poemas escrito por las mujeres privadas de su libertad que se alojan en el Instituto Pelletier. Del mismo modo, pudieron equiparse con herramientas de carpintería, un oficio que Marcello Doria aprendió integralmente en la cárcel. “Ya sabía mecánica y tenía algo de conocimiento, pero acá me fui perfeccionando. Primero adquirimos un torno, luego una amoladora y otras herramientas. Hasta que logramos vender unas bajo mesadas de madera al INTA de Riachuelo por intermediación de la Red”, relató. El contacto y los pedidos llegan también a través del Facebook del colectivo “ajá Porá”, que administra Hilda Presman, referente de la Red de derechos humanos, quien tiene un contacto casi cotidiano con los integrantes del colectivo. “Apostamos a estos espacios porque creemos que la reinserción no es a futuro, es hoy. Hay que ir caminando, generando puentes entre el adentro y el afuera. Sino esto es una burbuja”, explicó Presman. 

Entre otras cosas, la referente subrayó que Yajá Porá es “la única agrupación que trabaja con personas privadas de su libertad. Hubo otras experiencias que se frustraron con el tiempo. La única actividad colectiva de estas características en el Penal 1 es esta”, afirmó. A Doria y Pizarro lo acompañaron Claudio Finamore y Claudio Lezcano, cada uno con sus propias historias para contar. El primero es un recluso rosarino, que está muy cerca de cumplir con la mitad de su condena, y se prepara para salir en libertad condicional el año próximo. ¿Qué pensas hacer cuando puedas empezar a salir?, preguntó época. Claudio relató que se prepara para cursar la carrera de agronomía en la Universidad, y aprovechó el diálogo mediático para pedir a la sociedad la donación de los libros de matemática de Tapia, una bibliografía necesaria para prepararse antes de la cursada. 
Mientras tanto, se dedica al estampado textil en remeras. Aprendió la técnica con gente que comenzó a capacitarlos, pero dejaron de concurrir al poco tiempo. “Eso fue una frustración, pero continué aprendiendo por Internet, bajando videos e intentando las técnicas”, relató. Sin embargo le hace falta maquinaria e insumos para poder abastecerse. Sólo cuenta con una mesa para hacer estampados e insumos apropiados. “Nuevo Reino será la marca que tengo pensada rubricar, en alusión al “Nuevo Reino Celestial”, dijo Finamore, quien espera que ese espíritu emprendedor no se quede sólo en una iniciativa. “Cuando se fueron quienes venían a trabajar al Penal, lo poco que rescaté de materiales se quedó a la intemperie. Ahora me dieron un pedacito de pabellón para instalarme, pero sería de gran ayuda un aporte en materiales para poder continuar”, deslizó. 

Lezcano por su parte mantuvo un silencio pero mucha atención en la charla durante toda la visita. Mientras sus compañeros contaban sus aspiraciones, el aprovechó el tiempo para continuar con la labor de anillar agendas. “Es una responsabilidad entregar y terminar los trabajos a tiempo”, aseguró. Como desafío personal, Claudio Lezcano termina la secundaria este año dentro de la cárcel, y además asiste a las clases de guaraní. Por iniciativa suya, el grupo de esta clase se alista para preparar un diccionario de palabras, términos y frases de guaraní castellano que pretenden luego editar ellos mismos. “El colectivo “Yajá Porá” y la Red de Derechos Humanos persigue que se dignifique el trabajo. Porque ellos están necesitando proyección de vida. Y tratamos de que el trabajo sea valorizado, que se cobre como corresponde, y que ninguna organización quiera lucrar con la situación de las personas en contexto de encierro”, subrayó Presman, quien ofició de anfitriona en la charla. Conseguir que el Estado permita la inscripción de los reclusos en un monotributo social es un desafío que se plantearon en conjunto. “Legalmente no pueden registrarse en AFIP, y por lo tanto no pueden facturar. Creemos que el monotributo social los comprende plenamente, porque es para personas excluidas, en situación de vulnerabilidad”, explicó Presman. “La ley es ambigua al respecto. Porque la persona que tiene semilibertad puede tener monotributo, aun que vuelva a dormir a la cárcel. Pero no lo permite para alguien que trabaje en contexto de encierro. Lo que hicimos fue una presentación a principios de junio ante la Defensoría del Pueblo de la Nación, y estamos esperando una respuesta”; anticipó. 

Marcello Doria puso su propio caso como ejemplo. “Quiero sostener a mi familia que está afuera”, reforzó. “Es muy fuerte la ruptura de los lazos, de los vínculos, y cuando la familia tiene que sostenerse afuera y además sostener al que está adentro se deterioran”, explicó Hilda. “Sería mejor poder aportar a la casa, a tener una obra social, a sostener a los hijos”; remarcaron. En el plano colectivo, otra restricción legal es la de conformarse oficialmente como cooperativa. “Por eso nos manejamos con un criterio cooperativo no formal. Funcionamos de hecho, y buscaremos la manera de formalizarnos una vez afuera. Nos enseñan a respetar y reconocer la ley. No vamos a lanzarnos chicaneando, porque estaríamos empezando mal. Pero nos beneficiaría encontrar algún modo de formalizarnos”, reflexionó Pizarro. Durante este fin de semana, quienes tienen permiso de las autoridades carcelarias para salir por un rato, estarán en un stand en la Bienal de Resistencia, exhibiendo sus trabajos y artesanías. 
“Se trata de establecer una malla de contención, y luego impulsarnos entre nosotros, con un efecto contagio sobre otros reclusos”, apuntaron al final. No es para menos, las artesanías de los integrantes del penal tuvieron dos espacios para la promoción de las artesanías correntinas, banners institucionales de productos y folletos motivacionales. Día del Niño Como hace un par de años, desde hace unos meses “Yaja Pora” arrancó con los preparativos para los festejos del Día del Niño en la Unidad Penal Nº 1. La idea es hacerlo el último domingo de agosto, o sea el 31 de agosto. La idea es reeditar los juegos con inflables, las acrobacias de Manjula, actividades de lectura, plástica, dibujos, compartir juguetes, chocolate, tortas y golosinas. Una verdadera oportunidad para que los internos puedan pasar con su familia, con sus niños y niñas.




agenciaparalalibertad@listas.codigosur.net 


contacto@agenciaparalalibertad.org




LIBERTAD INMEDIATA A LOS 5 PRESOS POLÍTICOS DE ATE SANTA CRUZ


EXIGIMOS LA LIBERTAD INMEDIATA DE LOS 5 PRESOS POLÍTICOS DE ATE SANTA CRUZ - CARTA DE NORMA, LA MAMA DE ERNESTO APENDINO


21 de julio de 2014 a la(s) 18:28

(AW) La “Justicia” de Santa Cruz, mantiene presos a los 5 integrantes de Ate, negándoles la excarcelación desde hace 9 meses, pese a los reiterados reclamos de organismos de Derechos Humanos y políticos, con argumentos sin ningún sustento legal que solo dejan en manifiesto la persecución y la judicialización de los conflictos sociales y laborales de la provincia.


Libertad inmediata a ERNESTO APENDINO, DIEGO REYES, JUAN JOSE VERA, PATRICIA BENITEZ y ALBERTO ARTEAGA-


Carta de Norma, la mamá de Ernesto Apendino uno de los 5 presos políticos de ATE.


..."Desde hace más de nueve meses, cinco afiliados a ate (Santa Cruz) se encuentran detenidos y procesados en la ciudad de Río Gallegos, a causa del incendio de un edificio público donde se desarrollaba una paritaria, en la cual se definiría un aumento salarial el 18 de octubre de2013.

La justiciade Santa Cruz les ha denegado sistemáticamente la excarcelación , ignorando el principio moral y jurídico que está en la constitución nacional y la convención internacional de DDHH, se ha ignorado de manera inquisitiva y arbitraria el derecho a la excarcelación. Con estas denegatorias de excarcelación se incurren en una condena anticipada.

Por todo esto, como madre de Ernesto Gabriel Apendino : preso político detenido y procesado en la alcaldía de Río gallegos pcia de Santa Cruz desde hace 9 meses y como integrante de la comisión de familiares de los detenidos de ate-acompañados por la CTA, Adosac, ATE, Judiciales, Adiunpa, PO ,MST y dirigentes historicos de los DDHH en Río Gallegos pido: sea atendido el pedido de ex-carcelación presentado el 18 de julio en el tribunal oral de la provincia de Santa Cruz a cargo del presidente el Dr. Cabral con la inmediata libertad de los cinco compañeros a la espera del debido proceso"..





*FOTO "LIBERTAD PRESOS POLITICOS ATE":


* FACEBOOK "LIBERTAD PRESOS POLITICOS ATE":


* FACEBOOK "LIBEREN A ERNESTO APENDINO":






lunes, 21 de julio de 2014

RUINAS Y MUERTE EN LA CIUDAD DE SHAJAIYA por Kim Sengupta

Fuente: Tapa de Página del 21-07-2014

EL MUNDO › EN EL DIA MAS SANGRIENTO DE LA OFENSIVA ISRAELI EN GAZA HUBO MAS DE CIEN MUERTOS


“Vaya infierno de operación milimétrica”, exclamó John Kerry sin saber que el micrófono estaba abierto.
Imagen: AFP

Ruinas y muerte en la ciudad de Shajaiya

Las fuerzas israelíes, a su vez, sufrieron 13 bajas. Las autoridades palestinas acusaron al gobierno israelí de desatar un infierno de sangre y fuego en la ciudad de Shajaiya en Gaza, como represalia por los soldados caídos.


Por Kim Sengupta *



Desde Shajaiya, Gaza

Un día de feroz violencia causó más de cien muertos en la Franja de Gaza, el más mortífero desde que Israel lanzó la incursión terrestre el jueves pasado. Los palestinos acusaron al ejército israelí de querer vengar la muerte de 13 soldados israelíes atacando con toda su fuerza la ciudad de Shajaiya, dejando los edificios en ruinas y un tendal de cadáveres en las calles. Fue la mayor baja del ejército israelí en una operación militar de los últimos tiempos. Al Quds, el brazo armado de Hamas, declaró que las tropas cayeron en un campo minado, pero el ejército israelí dijo que las muertes ocurrieron en distintos enfrentamientos.

El gobierno de Mahmud Abbas calificó de “masacre atroz” y “crimen de guerra” las muertes de los palestinos en Shajaiya, con una gran cantidad de víctimas mujeres. Mushir al-Nasri, un funcionario de Hamas, dijo que “llevamos adelante una operación exitosa contra los israelíes y ellos se vengaron con los civiles indefensos”. Las bajas elevaron a 18 la cifra de soldados muertos desde que Israel lanzó la ofensiva terrestre en Gaza, tras la muerte de otros cinco soldados el sábado. El brazo armado del movimiento islamista palestino afirmó que capturó a un militar israelí durante los combates, algo que no confirmó Israel. El primer ministro Benjamin Netanyahu sí anunció que la ofensiva se ampliará y acusó a los palestinos de usar la ciudad como un “fuerte del terror” desde donde se disparan cohetes contra Israel.

La operación que bautizaron “Borde protector” cuando la lanzaron hace dos semanas, y durante las cuales han causado la muerte de al menos 437 palestinos y heridas a 3000, provocó una polémica que se profundizó ayer cuando el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo con evidente ironía sin saber que el micrófono estaba abierto: “Vaya infierno de operación milimétrica”.

Pero más allá de las maniobras diplomáticas y las recriminaciones y acusaciones, está la terrible pérdida de vidas humanas en Shajaiya. Hania Um Aziz estuvo atrapada en su casa de la calle Bagdad con una pierna rota durante 14 horas de bombardeos en zonas cercanas. “Todo el tiempo había olor a sangre que venía de abajo”, dijo la mujer de 64 años después de ser rescatada; los cuerpos eran de su hermano y su sobrina, muertos por un disparo de un tanque.

La familia Al Qassas huía del barrio en medio del fuego junto a cientos de otras familias cuando un proyectil impactó en el lugar. Mahmud, de diez años, resultó herido y a pocos metros de allí una mujer fue partida en dos. Pero no sólo había civiles en la ciudad de Shajaiya. Se podía ver a combatientes de Hamas aprovechando un breve cese de fuego para evacuar a los pobladores heridos para esconder sus armas.

El incesante ataque aéreo y terrestre hacía muy difícil rescatar a los heridos y llevarse los cuerpos. Dos que lo intentaron, el médico Fouad Jabr y el paramédico Khalid Hamid, murieron. En la calle se veían cuatro ambulancias que habían sido atacadas y estaban dadas vuelta y en llamas Miles de personas del este del pequeño enclave se sumaron a los 50 mil que ya buscaron un sitio seguro. Todos los refugios de Naciones Unidas, la mayoría escuelas, fueron colmándose con el correr de los ataques, pero de alguna manera tendrán que albergar a más en los próximos días. Con el creciente número de muertes civiles en Shajaiya, ambos lados acordaron un alto el fuego de dos horas pedido por el Comité Internacional de la Cruz Roja. A los 48 minutos, el cese del fuego fue roto por enfrentamientos esporádicos. Ambos lados se acusaron, para luego acordar dos horas más de cese de hostilidades.

No hubo un lugar en la ciudad de Shajaiya que no fuera dañado. Rafiq al Naizi, de 65 años, contó que recibió una llamada del ejército israelí para que él y 15 personas más evacuaran en cinco minutos el edificio donde se encontraba. Su casa recibió varios impactos, al igual que la de al lado. Los vecinos salieron con lo puesto para huir de la violencia. Varios familiares de Naizi pudieron salir, otros se quedaron.

Algunos ataques eran objetivos concretos. Entre los fallecidos se encontraba Osama al Hayya, el hijo de uno de los jefes de Hamas, Khalil al Hayya, su esposa y dos niños.

Sin embargo, la familia Alwan denunció a los soldados israelíes por matar a dos de tres hermanos que estaban en la cocina cuando un tanque los atacó. Qassem, de tres años, e Imad, de seis, fueron muertos; Abdullá, de 14, sobrevivió con heridas en la pierna. Las ambulancias no pudieron llegar a esa calle porque dicen los residentes que los soldados no lo permitieron y después de esperar 45 minutos los padres llevaron a los tres en el auto. “Imad murió instantáneamente. Qassem estaba vivo pero sangraba mucho. Murió durante los 45 minutos en los que esperamos la ambulancia”, dijo el hermano mayor Mohammed, de 19 años, en el hospital Shifa de la ciudad de Gaza.

“Arrojaron panfletos desde el aire hace unos días, dándonos un ultimátum para irnos, pero la mayoría de las familias se quedó porque no está envuelta en nada que les dé motivos para atacarnos. Necesitamos que nos digan por qué mataron civiles. Lo hicieron antes y lo hacen ahora”, dijo Mohammed al lado de la cama de Abdullá.

Nayaf al Qassas, al mirar a su nieto en el hospital, estaba desesperado por la paz. “Tengo otros nietos que también están en peligro, que viven en Shajaiya. Estamos rodeados de miedo. Si nadie murió al final del día, pensamos que tuvo suerte.”

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.



Fuente: http://www.pagina12.com.ar/


http://www.diariosobrediarios.com.ar/




domingo, 20 de julio de 2014

EL TORMENTO DE GAZA Y LOS CRÍMENES DE ISRAEL SON NUESTRA RESPONSABILIDAD por Noam Chomsky



 http://resumen.cl/

El tormento de Gaza y los crímenes de Israel son nuestra responsabilidad




A las tres de la madrugada del 9 de julio, en medio del más reciente ejercicio de la barbarie israelí, recibí la llamada telefónica de un joven periodista palestino en Gaza. Al fondo podía escuchar los gritos de su hijo pequeño en medio de las explosiones y el rugir de los jets que disparaban contra cualquier civil que se moviera, y también contra hogares.

Este joven acababa de ver estallar por los aires a un amigo suyo, quien circulaba en un vehículo claramente marcado como de prensa. Alcanzaba a escuchar los gritos que provenían de la casa vecina, tras la explosión, pero no pudo salir por temor a convertirse en blanco.

Se trata de un barrio tranquilo. No hay objetivos miliares... a excepción de los palestinos, quienes son el blanco de la maquinaria de alta tecnología que Israel posee gracias a que Estados Unidos se la proporciona.

Mi amigo dijo que 70 por ciento de las ambulancias fueron destruidas, y que de todos los muertos y heridos cerca de dos tercios son mujeres y niños. Muy pocos activistas de Hamas han sido víctimas de los bombardeos. Siempre son las víctimas acostumbradas.

Es importante entender lo que es la vida en Gaza cuando Israel se comporta de manera moderada entre una crisis y otra. Una buena representación de esto la reportó el representante de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, Mads Gilbert, el valiente físico experto de nacionalidad noruega, quien ha trabajado mucho tiempo en Gaza y vivió la cruel y asesina operación Plomo endurecido. En todos aspectos, la situación es desastrosa.

Sólo en lo que respecta a los niños, Gilbert reporta: “Los niños palestinos en Gaza sufren inmensamente. Gran cantidad padece desnutrición por las condiciones impuestas por el gobierno israelí, debido al bloqueo al territorio palestino de Gaza. La anemia es común en todos los mayores de dos años, a los que afecta en 72.8 por ciento. Desnutrición, baja talla y bajo peso afecta, respectivamente, a 34.3, 31.4 y 31.45 por ciento de todos los niños del territorio. Estos índices empeoran, según cada nueva medición.

Cuando Israel se porta bien al menos dos niños palestinos son asesinados cada semana, y este patrón se ha mantenido durante los últimos 14 años.

La causa de fondo es la ocupación criminal de los territorios palestinos y todas las medidas que se adoptan en Gaza para que su población sobreviva apenas, mientras los palestinos de Cisjordania son obligados a mantenerse dentro de cantones inaccesibles, todo lo cual pone a Israel en una violación flagrante del derecho internacional y resoluciones explícitas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por no hablar de una mínima decencia humana.

Y así continuará mientras Israel sea apoyado por Washington y tolerado por Europa, para nuestra vergüenza eterna.

Fuente: 

(Traducción: Gabriela Fonseca)



Fuente: http://www.rebelion.org/
Imagen  / Fotografía: http://resumen.cl/


La imagen / Fotografía no corresponde a la nota de Rebelión publicada en este blog.
                                                                                                                    aportes en la crisis.-