jueves, 18 de septiembre de 2014

8 AÑOS SIN EL, 8 AÑOS DE IMPUNIDAD, 8 AÑOS SIN JULIO LÓPEZ, 8 AÑOS DE SILENCIO OFICIAL



8 años sin él, 8 años de impunidad, 8 años sin Julio López, 8 años de silencio oficial, 8 años sin él...8 años sin él, 8 años de impunidad, 8 años sin Julio López, 8 años de silencio oficial, 8 años sin él...


8 AÑOS SIN JULIO LOPEZ, 8 AÑOS DE IMPUNIDAD!! DEMOCRACIA CONDICIONADA


lopez1.jpg

Cuando Julio López desapareció el 18 de setiembre de 2006, el mensaje del o los grupos de facinerosos que se lo llevaron fue claro: "podemos hacerlo, seguimos organizados, no avancen más"... Un gobierno que se precia de ser democrático de verdad, con el reconocimiento  de la comunidad  internacional, que proclama  la política de derechos humanos como uno de sus ejes fundamentales, en esa infame y terrorista  maniobra de secuestro y desaparición, fue jaqueado y  entre dimes y diretes, demostró que los derechos constitucionales, la libertades individuales, la seguridad de las personas y tantas otras garantías, eran imposibles de concretar dentro de un modelo condicionado, limitado como el  actual. A pesar de las declamaciones, los juicios, los actos y las marchas oficiales; a pesar de los modernos programas televisivos propagandísticos, aún con la instalación de una “verdad progre”, aun así, el indispensable desmantelamiento de las estructuras de represión de las fuerzas de seguridad, policiales, militares y paramilitares, en modo muy especial el de la bonaerense, no se llevó a cabo; y Julio López fue su víctima más contundente. Si existe un icono trágico, martirizado doblemente y que interpela la  ausencia deliberada del Estado, ese es Julio López.

A la fecha, y después de 8 años, la causa de Julio López, fundamentalmente, está detenida en sus propias e inherentes contradicciones burocráticas-políticas-judiciales, las investigaciones relevantes, que podrían aportar datos efectivos, recién ahora comienzan a reiniciarse con las primeras pistas. Cito un articulo publicado en este sitio web: "A ocho años de la segunda desaparición del sobreviviente del terrorismo de Estado Jorge Julio López, la investigación a cargo de la Unidad Fiscal que interviene frente a crímenes de lesa humanidad en La Plata se encamina a profundizar líneas de investigación abiertas e inconclusas en el inicio de la pesquisa, cuando estuvo a cargo de fiscales provinciales. Así se desprende del informe que el fiscal General coordinador de esa Unidad, Rodolfo Marcelo Molina, le remitió a la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad con un racconto de la actuación en la causa desde que la instrucción le fue delegada tres años después de la desaparición del testigo". Tres años después de la desaparición del testigo!!


Así se han "venido desempeñando" jueces y funcionarios intervinientes, pasándose la pelota unos a otros, sin querer intervenir o peor aún, no pudiendo hacerlo... Por ahora, ganan ellos... Pero en realidad, ¿Quiénes son ellos? La intrincada interrelación de los intereses de distintas facciones delictivas, de poder político-económico y los de la policía provincial, han suscitado en los últimos años con la expansión de esos negociados a nivel global, la sistematización del crimen en ascenso vertiginoso y enquistado en el mismo poder. No es un fenómeno propio, lo es a nivel mundial, las mafias están en el entrevero de los distintos aparatos coercitivos, represivos y burocráticos de ese mismo Estado. Son los mismos carniceros, torturadores y genocidas al fiel "estilo" de Camps, Echecolatz y Cía. que con la participación necesaria y la complicidad de otros sectores del Estado provincial y nacional, proclaman con la desaparición de Julio López, su funesta existencia, y con ella, la impune facultad de ejercer sin obstáculos mayores sus  cometidos cuando les sea necesario. Son los servicios, que funcionan como una red paralela y autárquica  y que no han podido ser doblegados para subordinarlos efectivamente a los objetivos y necesidades que la democracia requiere. "La operación" que los grupos de tareas llevaron a cabo hace ya  8 años,  solo fue posible de esa manera... Cabe preguntarse entonces: Cómo es posible que el gobierno nacional haya dejado sin la debida protección a un testigo clave y de tanta importancia? O es que la ordenó y la cadena de mandos se rompió? Lo que es peor aún. Y en el caso que hace a las dos circunstancias ¿Por qué lo hizo o dejó que sucediera así? Qué privilegios tienen aún esas fuerzas siniestras del pasado reciente para transitar con tanta impunidad nuestro presente?





Dos sistemas antagónicos no pueden coexistir a la vez

Me remito a un ejemplo que la historia nos pone para aprehenderlo y no me alejo del tema. Al llegar los primeros Jesuitas a la América colonizada, conquistada por los españoles, trajeron con ellos un sistema, un estilo de vida, que definió la vida de las Culturas preexistentes organizándolas en Comunidades que se autoabastecían y no necesitaban de la esclavitud como modo de producción. Inmediatamente este hecho impactó en la economía del régimen colonial, que vivía exclusivamente de las instituciones de la encomienda y la explotación del hombre por el hombre: la mano de obra barata-esclavizada. De tal manera, esas primeras experiencias misionales fueron progresivamente aniquiladas, y más tarde, con la irrupción del Despotismo Ilustrado-que aspiraba fortalecerse fuera de la imponente influencia de la Iglesia y del papado-más tarde, decía, determinó que la misma Compañía, los Jesuitas, fueran ipso facto, expulsados de  América por orden real. Por qué? No podían convivir dos prácticas antagónicas en una misma sociedad, es una o la otra. El ejemplo histórico me remite al presente, lo veo proyectado en él lastimosamente. El complejo drama de nuestra democracia es el conflicto latente, no superado, de perversas estructuras dominantes que persisten anquilosadas aún en sus instituciones, con patrones y prácticas de la dictadura genocida, porque son parte del resabio de esa misma dictadura. La única manera de enfrentar esta verdad objetiva y superarla, es desmantelar los pliegues y repliegues que de ella han quedado. Para ello, es prioritario tomar una decisión política y llevarla a la práctica lo más a fondo posible. Porque, en este contexto, o se profundizan  los cambios y transformamos la realidad en un proyecto revolucionario democrático, nacional y popular o permitimos  que  estos criminales, nuestros verdugos de siempre, coexistan con nosotros y les damos  más  oxigeno para que sigan "creciendo".

La desaparición de Julio López, es una espina enorme clavada en el medio de la columna vertebral del gobierno “K”, y un regurgitar histórico y social que no se detendrá hasta que la justicia y el castigo a los culpables lo pare definitivamente. Y esto  no  solo porque implique  un  retroceso que devela las significativas falencias de este gobierno en su estrategia de poder, sino porque a pesar de hacerse los sorprendidos como si el tema no los involucrase en lo que hace a su exclusiva responsabilidad, también lo es así, porque la desaparición de Julio López, demuestra su  incapacidad en la correlación de fuerzas con el enemigo y sino la resignación de decisiones políticas que son inherentes  a un auténtico cambio en el poder del Estado. Las dos posturas son inmanentes  a la demagogia populista y en definitiva, también, a la destrucción de cualquier proceso que tenga a la clase trabajadora como protagonista...

La única alternativa que nos queda es la construcción de un movimiento hegemónico que acumule la suficiente fuerza social y política para enfrentar al enemigo, que no duerme y está ahí, agazapado, encubierto o camuflado, en vigilia constante, esperando cuando volver con más muerte. Por eso, es imperativo organizarnos, cimentar lo político como un hecho fundamental y cotidiano, en los barrios, las fábricas, las empresas recuperadas, los centros culturales, las escuelas, las Universidades, etc. Hay que edificar la antítesis de este paradigma de inercia y apatía, hay que consolidar la cultura de la militancia,  para que sea posible ese movimiento, ese frente que desde lo real, con los intereses de todos los que lo integran, se consolide material y colectivamente. Sin esta estrategia de lucha no será viable una sólida democracia que garantice lo más elemental y sagrado: la vida, el derecho a que como Julio López, cada uno no sea atrapado en un forzoso destino que no pueda  manejar, porque la libertad en términos personales y sociales  siga siendo  condicional y con reservas, aún y específicamente en democracia.


Aportes en la crisis.-
Todos los derechos reservados.-




http://www.prensadefrente.org/




JULIO LÓPEZ: ACTOS Y HOMENAJES A 8 AÑOS DE SU DESAPARICIÓN





Jueves 18 de Septiembre de 2014 
Actos y homenajes a ocho años de la desaparición de Julio López 

Con diferentes actividades, tanto en La Plata como en la Ciudad de Buenos Aires, se reclamará por la aparición del testigo clave en el caso Etchecolatz.


Organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales recordarán y exigirán justicia al cumplirse ocho años de la desaparición de Jorge Julio López, el testigo clave en el juicio que condenó a prisión perpetua a Miguel Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad.

A a las 17, la agrupación H.I.J.O.S.-La Plata, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos y la Federación Universitaria de La Plata, entre otros, convocan a concentrarse en la Plaza Moreno, de calle 12 y 51, para reclamar justicia y castigo a los responsables.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, el Encuentro Memoria y Justicia convoca a una marcha que partirá a las 17.30 desde Congreso y se dirigirá hacia Plaza de Mayo, donde se leerá un documento que, entre otros aspectos, reclamará ante la paralización de la causa judicial que, hasta el momento de su fallecimiento, se encontraba en el juzgado de Miguel Blanco.

En el marco de las actividades previstas, en las paredes de la ex ESMA, en el barrio porteño de Núñez, se colocarán las fotografías gigantes con los rostros de Jorge Julio López, de Beatriz Albores y de Eduardo Murillo, en homenaje a los militantes desaparecidos.

La intervención artí­stica organizada por el Espacio Memoria y Derechos Humanos de la ex ESMA y el grupo de Arte Callejero se realizará desde las 15 en el predio ubicado en avenida Del Libertador 8151, donde funcionó el centro clandestino de detención y torturas durante la dictadura.

La declaración de Jorge Julio López fue clave en el juicio que condenó a prisión perpetua a Miguel Etchecolatz 

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006 mientras se sustanciaba el juicio por delitos de lesa humanidad ante el Tribunal Oral Federal 1, donde dio testimonio sobre su secuestro ocurrido en octubre de 1976 y relató haber sido torturado por Etchecolatz mientras estuvo detenido en la comisarí­a 8 de La Plata.

La causa judicial por la desaparición de López iniciada por el juez Arnaldo Corazza no tiene imputados ni procesados y se espera que el 25 de septiembre el Consejo de la Magistratura designe nuevo juez tras el fallecimiento del magistrado Manuel Blanco, ocurrido días atrás.


Fuente:Infonews





http://colectivoepprosario.blogspot.com.ar/


A OCHO AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE JULIO LÓPEZ, PROFUNDIZAN LAS PRIMERAS PISTAS


Foto: Claudia Conteris/Ministerio Público Fiscal/www.fiscales.gob.ar
Foto: Claudia Conteris/Ministerio Público Fiscal/www.fiscales.gob.ar

Lesa Humanidad Informe de la Unidad Fiscal de La Plata

A ocho años de la desaparición de López, profundizan las primeras pistas


17.09.2014


La fiscalía apunta a fortalecer o descartar las primeras pistas que quedaron inconclusas tras la intervención de los fiscales provinciales. Relevan nuevos testimonios y convocan a declarar a personas que ya lo hicieron. Mientras, continúa el análisis de millones de registros telefónicos. Advierten sobre la falta de un registro nacional unificado de cuerpos no identificados.


A ocho años de la segunda desaparición del sobreviviente del terrorismo de Estado Jorge Julio López, la investigación a cargo de la Unidad Fiscal que interviene frente a crímenes de lesa humanidad en La Plata se encamina a profundizar líneas de investigación abiertas e inconclusas en el inicio de la pesquisa, cuando estuvo a cargo de fiscales provinciales. Así se desprende del informe que el fiscal General coordinador de esa Unidad, Rodolfo Marcelo Molina, le remitió a la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad con un racconto de la actuación en la causa desde que la instrucción le fue delegada tres años después de la desaparición del testigo.

En tren de "revisar lo actuado en los primeros días que siguieron a la desaparición de Jorge Julio López, se procedió nuevamente al análisis de la causa iniciada en la justicia ordinaria y federal, entendiendo necesaria la realización de medidas de carácter probatorio, algunas que ya habían sido realizadas y otras que todavía -según las constancias de la causa- no habían sido llevadas a cabo", indicó el fiscal.

El informe señala que "se han celebrado diversas audiencias testimoniales", entre ellas la reciente declaración prestada por la esposa de López, Irene Savegnago, quien "nunca había brindado un amplio testimonio sobre los hechos acontecidos en el marco de la causa". La medida se llevó a cabo en el domicilio de la familia, en la localidad platense de Los Hornos (situada al oeste de la capital provincial). El fiscal Molina acudió acompañado por el recientemente incorporado secretario y fiscal ad hoc, Juan Martín Nogueira. Fueron recibidos por la testigo, su hijo Rubén y el abogado de la familia, Alfredo Gascón.

La Fiscalía, precisó el informe, además recibió declaración a otros testigos, "entre las que cabe mencionar a personas que manifestaron haber visto a López la mañana de su desaparición caminando por el barrio".

La desaparición de López fue denunciada por su hijo Gustavo en la comisaría 3ᵃ de Los Hornos a las 11:30 del 18 de septiembre de 2006. En la presentación ante la policía, Gustavo expresó que alrededor de las 7:00, al levantarse, "pudo establecer que su padre no se encontraba en el domicilio".

Aquella mañana, López debía acudir a los alegatos de la querella en el juicio oral al ex comisario Miguel Osvaldo Etchecolatz, que se desarrollaba en el Salón Dorado de la Municipalidad de La Plata. Aquél debate había comenzado el 20 de junio. López había declarado el 28 de julio y luego participó de las inspecciones judiciales a las sedes donde funcionaron centros clandestinos de detención que lo tuvieron como víctima de tormentos aplicados de propia mano por Etchecolatz.

La Fiscalía, que actualmente trabaja en la reconstrucción de aquellas primeras horas y días, "evalúa la necesidad de seguir convocando a otros testigos, lo que incluye a colaboradores que intervinieron en la primera etapa de la investigación", precisó el informe.

Por otro lado, el fiscal Molina informó que "se continúan analizando los vínculos de las comunicaciones" de los más de cinco millones de registros de llamadas telefónicas captadas por diferentes antenas de la región y "toda relación existente entre los teléfonos utilizados por las personas sospechadas en cada pista".

Molina destacó que en el marco de las causas por crímenes de lesa humanidad se avanzó en el procesamiento del ex policía bonaerense José Luis Ponce, quien estuvo prófugo y se encuentra detenido desde agosto de 2012 imputado por las torturas a López durante su primera desaparición y por el secuestro y la desaparición del albañil -la misma profesión que López- Omar Núñez, un emblemático caso platense de la década del '90.

En el informe, el fiscal Molina también señaló el cierre de la pista arribada a la causa a través de un testigo de identidad reservada que daba cuenta de que los restos de López habían sido arrojados en el Arroyo Ignacio Correas, al sur del partido de La Plata, tras un secuestro seguido de un "apriete" que el testigo no habría podido soportar. La pista fue desechada luego haber realizado diferentes diligencias en la zona, que incluyeron la actuación de buzos, pero también el estudio pericial sobre una carta que daba cuenta de la hipótesis y la investigación sobre las presuntas personas involucradas.

El representante del Ministerio Público también dio cuenta en el informe de la búsqueda del cuerpo de López en todas las morgues del país, medida que se concreta gracias al compromiso asumido por los responsables de diferentes jurisdicciones que informan a la fiscalía cada vez que en su territorio aparece un cuerpo que no pudo ser identificado. Esos hallazgos activan un mecanismo establecido fuera de cualquier formalidad para que la fiscalía platense sea informada y arbitre las medidas que fueran necesarias.

Esta tarea, explicó el fiscal, "resulta harto costosa, dada la carencia de un registro que centralice toda la información emergente de las morgues dispuestas a lo largo de todo el territorio nacional".

En efecto, Molina advirtió que la creación de un registro "colaboraría no sólo con la búsqueda de Jorge Julio López, sino de muchas otras personas que se encuentran desaparecidas", dado que actualmente está "librado al azar y a la responsabiliad de cada funcionario de todo el país" que debe dar aviso a la fiscalía platense "ante la aparición de cadáveres NN y/o restos humanos".

La causa es voluminosa: el expediente que tramitó en la justicia ordinaria tiene cuatro cuerpos principales y cuarenta cuerpos de anexos, mientras que la abierta en el fuero federal tiene 45 cuerpos principales, 58 legajos, cada uno con una pista de investigación diferente, y 74 anexos integrados por transcripciones telefónicas. Estos legajos y anexos "a su vez se distribuyen en otros tantos y numerosos cuerpos de actuaciones que han sido y siguen siendo analizados por esta fiscalía, sin hacer mención de las hipótesis perseguidas en la causa principal", señaló Molina en su informe. Los cuerpos están compuestos por 200 fojas cada uno.



Fuente:Fiscales.gob.ar


http://colectivoepprosario.blogspot.com.ar/

OTRO AÑO MAS DE AUSENCIA Por Adriana Meyer




NUEVO ANIVERSARIO DE LA DESAPARICION DE JORGE JULIO LOPEZ
Otro año más de ausencia

A ocho años de su desaparición, habrá actos para recordar a López en la ciudad de Buenos Aires y también en La Plata. Su hijo Ruben cuestionó que la Justicia investigue a su familia como cómplice del secuestro de su padre.

Por Adriana Meyer



López desapareció el 18 de septiembre de 2006, tras acusar al genocida Miguel Etchecolatz.Imagen: Rafael YohaiA ocho años de la desaparición de Jorge Julio López, organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, políticas y de derechos humanos realizarán actos y movilizaciones en Capital, a las 17.30 desde Congreso, convocadas por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, y en La Plata, a las 17 en Plaza Moreno, para denunciar “la impunidad y el encubrimiento de su segundo secuestro”. En tanto, su hijo Ruben López cuestionó que la Justicia investigue a su familia como cómplice del secuestro de su padre, y dijo que el ex ministro León Arslanian fue uno de los funcionarios que siempre sostuvieron esa hipótesis. Además, un grupo de diputados nacionales de diferentes partidos presentó un proyecto de declaración para repudiar “la inacción, el encubrimiento y el silencio que, por parte del Estado, rodeó la segunda desaparición de Jorge Julio López durante los ocho años posteriores al hecho”.
La iniciativa que ya circula por los despachos del Congreso menciona que los legisladores exigen “la desclasificación y apertura de todos los archivos sobre el caso López en manos de las fuerzas de seguridad del Estado y de aquellos referidos a la represión de la dictadura”. Y también manifiestan su “preocupación por la prosecución de una causa penal contra el tribunal que juzgó al represor Miguel Etchecolatz y contra las abogadas que representaron a Julio López en su querella contra los genocidas”. El proyecto ya fue firmado por Nicolás del Caño (FIT-PTS), Margarita Stolbizer (GEN), Alcira Argumedo (Proyecto Sur), Pablo López (FIT-PO) y Jorge Valinotto (Frente Cívico por Córdoba), entre otros. Ese proceso fue iniciado por la familia de López y se encuentra apelado en la Cámara de Casación, tal como informó el martes Página/12.

Ayer el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Alberto Pérez, firmó un convenio con Ruben López, presidente de la Fundación Construyendo Conciencia e hijo del desaparecido Jorge Julio López, para crear un sistema de alerta temprana para la pronta ubicación de personas que están ausentes de sus lugares habituales. “La mejor forma de honrar la memoria de Jorge Julio López es a través del compromiso que la gestión del gobernador Daniel Scioli tiene con la fundación”, dijo Pérez, quien anunció que “este nuevo sistema permitirá vincular desde la web a los centros de asistencia públicos y privados con la fundación y así facilitar la búsqueda de personas que están ausentes”. Luego de la firma del convenio, Ruben López expresó su agradecimiento “a la provincia por el apoyo brindado” para que “se agilice la búsqueda de personas que están ausentes y que los familiares no tengan que estar cada 12 o 24 horas recorriendo centros asistenciales con angustia, y puedan acudir a nosotros para localizar al familiar”. Durante el encuentro, se presentó una réplica del mural en mosaicos que se realizará en homenaje a López, con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social, en el Centro Cultural de Los Hornos, de avenida 137 esquina 64.

El hijo mayor del testigo habló sobre el nuevo giro en la causa judicial. “Un vecino me acusó a mí y a un amigo de que habíamos matado y enterrado a mi viejo en un campo que tiene él. Están investigando otra vez lo mismo, porque no tienen idea cómo se investiga una causa como ésta, es una locura, a ese grado está la injusticia hoy, realmente da bronca”, dijo. “Son pistas falsas para desviar, se entiende que en un principio se haya desconfiado, pero hubo un ministro de inseguridad (sic) que hasta que se fue en 2007 decía que nosotros éramos partícipes del secuestro de mi viejo”, agregó, tras lo cual precisó que se trataba de Arslanian, ex ministro de Seguridad y Justicia bonaerense. Para Ruben López, “alguien que se hizo amigo de mi viejo y lo traicionó logró sacarlo de mi casa y su cometido que es que hoy no esté”.




Fuente:Pagina12
http://www.pagina12.com.ar/



http://colectivoepprosario.blogspot.com.ar/

miércoles, 17 de septiembre de 2014

OBAMA, CUBA Y EL NUEVO TERRORISMO por Atilio Borón


image



OBAMA, CUBA Y EL NUEVO TERRORISMO


Por Atilio Borón

El Estado Islámico ha producido una lamentable innovación en la forma de la muy larga historia del terrorismo. Las ejecuciones ejemplarizadoras de antaño, cuyos testigos directos eran unos pocos, ahora son transmitidas por internet tiempo real y su horrendo impacto llega a los cuatro rincones del planeta. Pero este cambio no oculta el primitivismo del método, la decapitación, utilizado por las más distintas culturas desde tiempos inmemoriales. La opinión pública mundial se estremece y escandaliza ante esta nueva muestra de barbarie, reforzando la satanización del Islam y, por contraposición, exaltando los valores humanistas de la (muy) mal llamada “civilización occidental y cristiana”, esa misma que asistió indiferente ante los hornos crematorios de Hitler, para poner apenas uno de los tantos ejemplos a los que podría apelarse en esta materia. Tampoco se estremeció ante el terrorismo de estado que Israel perpetró con calculado salvajismo hace apenas unas pocas semanas en Gaza, correctamente caracterizada como la cárcel a cielo abierto más grande del mundo. Tal vez porque sus víctimas eran palestinos, o árabes, y por lo tanto sus vidas no valían tanto como la de los periodistas norteamericanos o el rehén británico recientemente ejecutado; o porque el bombardeo indiscriminado de civiles ya ha sido naturalizado y como dicen un gran estudioso norteamericano de estos temas, Chalmers Johnson, estamos inundados de eufemismos que ocultan los crímenes con palabras tales como “daños colaterales”, o “cambio de régimen” para no hablar de subversión, de “contratistas” para no decir que son mercenarios, o de “embargo” para no hablar de bloqueo. [1]

Pero hace poco tiempo apareció una nueva forma de terrorismo, más sutil que la de la daga y la cimitarra pero cuyas víctimas se cuentan por millones: el terrorismo financiero. Su principal cultor y exponente no es el repugnante verdugo islámico vestido de negro sino un afrodescendiente de suaves modales, galardonado en el año 2009 con un insólito Premio Nobel de la Paz y que ocupa la presidencia de los Estados Unidos. Resulta que este sujeto ha lanzado una furiosa ofensiva para lograr el “cambio de régimen” en Cuba, es decir, para subvertir el orden constitucional y social de la Isla reemplazando al gobierno de la revolución por un protectorado norteamericano que cierre el paréntesis (según la derecha imperial) abierto el 1º de Enero de 1959. Para el logro de tan innoble finalidad a ahora apela al terrorismo financiero, empequeñeciendo en este terreno lo hecho por su indigno predecesor, George W. Bush. No sólo ha mantenido el ilegal, inmoral y criminal bloqueo en contra de Cuba, caso único por su duración e intensidad en la historia universal, sino que en los últimos meses ha redoblado su patológica agresividad al imponer durísimas sanciones a bancos de terceros países por el imperdonable pecado de participar en negociaciones o transacciones comerciales originadas en, o destinadas a, la isla caribeña. El objetivo terrorista de este empeño es infringir un brutal castigo a toda una colectividad, la sociedad cubana, para que se arrodille ante sus verdugos. No hay aquí daga ni cimitarra, pero el objetivo es el mismo y las víctimas, muchas de ellas mortales, de este nuevo terrorismo, se pueden medir por centenares, o miles, según el caso. Ratificando en los hechos que Estados Unidos es un imperio, y que sus leyes, como las de su antecesor romano, se aplican en todo el mundo, ha hecho de la extraterritorialidad de su legislación un poderoso instrumento de dominación. Aplicando las leyes Torricelli y la Helms-Burton, Washington dispuso recientemente sancionar al banco BNP Paribas con una multa de 8.834 millones de dólares por su intervención en distintas transacciones realizadas por los gobiernos de Cuba, Sudán e Irán, caracterizados como “enemigos” e incluidos en la lista de países que promueven, amparan o protegen al “terrorismo”.[2] 

A raíz de esta descomunal sanción –sin precedentes por su monto- el banco canceló todas sus operaciones con organismos y entidades cubanas, ejemplo que fue velozmente imitado por numerosas instituciones bancarias de todo el mundo aterrorizadas también ellas ante esta nueva muestra de prepotencia imperial, ilegal hasta el tuétano, pero que Obama ejerce con una impunidad que supera con creces aquella de la que hace gala el verdugo jihadista. Según un informe dado a conocer recientemente por al MINREX cubano, en el período comprendido entre enero del 2009 y el 2 de junio del 2014, es decir, con anterioridad a la megamulta en contra del BNP Paribas, el Nobel norteamericano aplicó sanciones a 36 entidades de Estados Unidos y del resto del mundo por un valor de casi 2.600 millones de dólares por el “delito de relacionarse con Cuba y otros países”. Semejante acto de terrorismo financiero se fundamenta en las citadas leyes, la última de las cuales fue concebida por dos trogloditas sobrevivientes del Paleolítico inferior: el senador republicano ultraconservador de Carolina del Norte, Jesse Helms, un fascista homofóbico de marca mayor de la nueva derecha evangélica norteamericana, y el representante republicano por Indiana, Dan Burton, adscripto al Tea Party, amante de las armas de fuego y acérrimo opositor a la vacunación obligatoria establecida por la legislación federal porque, según este eminente tribuno, “producen autismo” en niños y jóvenes. Va de suyo que entre tantas aberraciones estos dos cavernícolas -que ya han se han sumergido en las inmundas cloacas de la historia de la reacción mundial- se caracterizaban también por su ardoroso anticomunismo, que los llevó a redactar la ley que lleva sus nombres. Esa pieza legislativa se denomina “Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática”, un eufemismo más de los tantos denunciados por Johnson. Su verdadero nombre debería ser “Ley para destruir a la Revolución Cubana, apelando a cualquier recurso.”

Ahora bien, el terrorismo financiero de Obama tiene eficacia, en el caso que nos preocupa, por la cobardía de los gobiernos que consienten la extraterritorialidad de la legislación estadounidense. Si naciones pequeñas y débiles no tienen otra opción que resignarse ante la prepotencia imperial no ocurre lo mismo con Francia, cuyo presidente François Hollande demostró no sólo que de socialista no le queda ni el nombre sino también que carece de las más elementales agallas políticas requeridas ya no para ser presidente de ese país sino para ser un humilde alcalde de cualquier ciudad del Tercer Mundo. Se arrastró para suplicarle al Nobel de la Paz 2009 que intercediera por el banco francés, a lo que Obama respondió que se trataba de un asunto exclusivamente jurídico y que nada podía hacer al respecto. La misma respuesta en relación a la ofensiva de los “fondos buitre” sobre la economía argentina. Estados Unidos crea una norma legal, que es política hasta la médula, y luego la aplica a rajatabla escudándose en la supuesta rectitud jurídica y el carácter “apolítico” de la misma. Si Hollande hubiera poseído la milésima parte de la valentía que exhibieron sus compatriotas en la Comuna de París (o, en un ejemplo más cercano, Charles de Gaulle) le habría dicho a Obama que la legislación que apruebe el Congreso de los Estados Unidos le tiene sin cuidado y que no tiene vigencia en Francia, así como las leyes que apruebe la Asamblea Nacional de su país no la tienen en Estados Unidos. Pero la descomposición moral del socialismo francés ya es irremediable. Lo prueba también la actitud de su Ministro de Finanzas , Michel Sapin, quien dijo que la medida aplicada por Washington era “desproporcionada” –no que era ilegal, inmoral e ilegítima, sino sólo “desproporcionada”- y que confiaba en que el BNP Paribas podría “financiar su actividad económica de manera satisfactoria” seguramente enterado de que la multa en cuestión representa alrededor del 80 por ciento de las ganancias del banco durante el año 2013. Pero, ¿qué queda del “grandeur de la France” después de este papelón? Napoleón y de Gaulle se revolverían en sus tumbas si supieran de este descenso de su amado país a la condición de una indigna colonia yankee, lo que hizo que el banco se declarase culpable de los dos cargos criminales por los cuales fue acusado por las autoridades norteamericanas: la falsificación de informes financieros y conspirar contra los Estados Unidos. No sólo eso: abandonado por su propio gobierno el BNP Paribas admitió también la prohibición impuesta por la justicia norteamericana de efectuar ciertas transacciones en dólares durante un año, a partir del 1º de enero del 2015 y, por último, la orden de despedir a 13 empleados del banco por su intervención durante las diversas transacciones objeto de la penalización. En otras palabras: el inquilino de la Casa Blanca tiene el poder para cometer todas estas tropelías que violan desde la A hasta la Z de la legalidad internacional y luego se declara impotente para conceder el indulto que haría justicia a los tres luchadores antiterroristas cubanos que continúan presos en las mazmorras imperiales. ¿Omnipotencia para un lado, como para llegar hasta el extremo de exigir que una institución bancaria del extranjero despida a 13 empleados, e impotencia para el otro, a la hora de conceder un más que merecido indulto a tres inocentes que llevan 16 años en prisión?

Conclusión: estamos en presencia de una nueva forma de terrorismo, tanto o más letal que la primitiva y con un alcance muchísimo mayor. Un terrorismo que responde a las recomendaciones de teóricos y estrategas imperiales como Joseph Nye Jr. cuando aconseja a Washington navegar en las turbulentas aguas del sistema internacional haciendo uso de una adecuada combinación del “poder duro” de los militares con el “poder blando” de la industria cultural y la ideología.[3] La síntesis de ambos sería el “poder inteligente”, más eficaz que aquel que sólo se apoya en la elocuencia de las armas. El acoso financiero sería, según esta corriente de pensamiento, una expresión de ese “poder inteligente” que somete y oprime apelando a recursos distintos a los convencionales pero, decimos nosotros, igualmente terroríficos. Sólo que los crímenes del terrorismo financiero no son exhibidos como tales por el inmenso aparato mediático de la derecha mundial sino que se lo hace aparecer como una cuestión de técnica jurídica, de respeto a los contratos y a la ley, aunque se trate de la ley de un estado imperial que con prepotencia la impone sobre el resto del planeta. Un terrorismo disimulado pero letal que, a diferencia del caso del verdugo jihadista, no ofende -¡por ahora, como dijera el Comandante Hugo Chávez!- a la conciencia universal de nuestro tiempo. Pero que más pronto que tarde será repudiado por la gran mayoría de los países que componen este atribulado planeta. De esto que a nadie le quepa la menor duda.




http://www.aporrea.org/tiburon